Esta mañana he pasado por la Feria del Libro de Madrid, abarrotada, como de costumbre. Es un espectáculo en sí mismo: hipsters, “culturetas”, familias, niños, mayores… no he visto mucho adolescente, ahora que caigo. Los autores se muestran felices como perdices, sonrientes y dispuestos a darlo todo, pero a mí me da penilla verlos en las casetas tantas horas.

Sin embargo, yo pasaba por aquí para reafirmarme en una de mis obsesiones: tenemos que darnos MUCHO más a la lectura, pero no a cualquier lectura. Leer nos enriquece, conforma nuestro pensamiento y si escogemos bien, puede ser una “ayuda 360º” en el ámbito personal.

Es necesario formarse y aprender a pensar con rigor. Para ello la lectura es un must. Crecer como personas es una obligación, no una opción y es fundamental pensar por uno mismo. No podemos limitarnos a ser altavoces de tertulianos, líderes de opinión, televisiones, series de ficción, corrientes artísticas postmodernas y muchos más “elementos” diseñados para manipularnos.

… Y para pensar por uno mismo, nada mejor que acudir a las fuentes, leer a autores clásicos y comprobar que “todo está inventado”. A riesgo de parecer esnob, confesaré cuáles han sido mis adquisiciones del día: Ética a Nicómaco (Aristóteles, Gredos, 2014) y Ética: Cuestiones fundamentales (Spaemann, Eunsa, 2010).

Justifico mi elección reproduciendo un fragmento de uno de los libros del catedrático y académico Alfonso López Quintás, fundador de la Escuela de pensamiento y creatividad: “En el clima actual de desconcierto resulta muy penosa la falta de verdaderos guías culturales y espirituales (…) La sociedad no suele favorecer la formación de tales líderes pues tiende a cultivar el reduccionismo – la reducción injusta de la vida humana -; la manipulación – el trato de las personas como si fueran meros objetos -; el intrusismo – la osadía de hablar en público de temas trascendentes sin la debida preparación – ; y el hedonismo, el afán desmedido de acumular sensaciones placenteras”.

Ando preocupadilla por el “mundo mundial”. Está todo muy revuelto. Volvamos a las fuentes, salvemos el mundo. Por cierto, hay muchas fuentes, no sólo las que he escogido yo. Ayer también escuché esta breve charla TED de Lisa Bu: How books can open your mind: aunque sus fuentes son otras, se ha tomado la molestia de comparar. Un aplauso para ella.

The following two tabs change content below.
María APTF

María APTF

Soy periodista, filóloga y máster en estudios literarios. Fundé Apóstrofe en 2009, tras más de una década de experiencia como directora en agencias de comunicación. Intento ofrecer excelencia, calidad y valor añadido a empresas e instituciones que quieren crecer y consolidarse. Hago míos los objetivos de nuestros clientes, me gusta implicarme y establecer relaciones duraderas. Confío en la comunicación como herramienta para cambiar el mundo. Me apasionan las humanidades en todas sus facetas.