El día del patrón suele ser un buen momento para plantear reflexiones e ideas en torno a la profesión. Esta semana celebramos a San Francisco de Sales, patrono de los periodistas. Por ello, quiero aprovechar para compartir algunos pensamientos con vosotros.

Sabemos que los medios de comunicación en España están prescindiendo de cientos de trabajadores con años de experiencia y su trabajo lo asumen ahora los becarios. Los becarios hacen de todo. Ellos elaboran entrevistas a gente importante. También salen con el cámara para grabar las imágenes de una noticia de su ciudad. Puede que se desplacen lejos de su puesto de trabajo para informar en directo sobre algún hecho relevante. Además, desarrollan labores más modestas y otras cosas que no se pueden contar.

Los que nos dedicamos a la comunicación sabemos que, en muchas ocasiones, lo que nos contaron en la facultad se queda corto y tomamos una decisión que debe ser bien entendida: aprender de los compañeros veteranos. Pero aprender de los veteranos no implica hacer las cosas igual que ellos. Tampoco implica cometer sus mismos errores, aunque sea lo que siempre se ha hecho.

Por ello, desde aquí quiero animar a todos los becarios que pueblan el mundo audiovisual para que sean creativos y audaces. La época invernal es un auténtico desafío a la creatividad, pues cada año aparecen las mismas noticias contadas de la misma forma. ¡Y la población (pensante, el resto no) está cansada de lo mismo de siempre! ¿Que qué es lo mismo de siempre en las informaciones invernales? Esto:

El ancestro que no ha visto nevar asín en toa su vida. Quien dice nieve puede decir también lluvia, llovizna, helado, granizo, bruma, viento huracanado, etc. Si además el ancestro se expresa sin respetar la gramática, mucho mejor, pues quedará más típico, más España profunda, más cercano y auténtico.

El niño que ve nevar por primera vez. Si además el niño se expresa como si le estuvieran apuntando con un fusil Winchester a dos metros de distancia, mucho mejor, pues quedará más típico, más mono, achuchable y auténtico.

Canutazos de seres antropológicamente desconcertantes contándonos el frío que tienen. Si además lo cuentan como si estuvieran en un concurso donde te penalizan por utilizar verbos, mucho mejor, ya que quedará más típico, más “de la calle”, directo y auténtico (“¡Mucho frío! ¡Mucho frío!”).

Retahíla de métodos “de cajón” para combatir el frío. Si además el locutor imposta la voz como si pretendiera hacer gracia, mucho mejor, resultará más típico, más dicharachero, digerible y ¿auténtico?.

Metáforas y refranes reutilizados. Sí, me refiero a esas terribles frases finales que te dejan K.O. “Y ya saben: al mal tiempo, buena cara”,  ¿Es que a los periodistas les imponen el uso exclusivo de la enciclopedia más corta del mundo: Enciclopedia de las Metáforas del Informativo? Tampoco se trata de superar a Shakespeare, pero entre la alta literatura y los lugares comunes seguro que hay mucho redactor -joven- que si lo piensa cinco minutos le sale algo que no sea lo de siempre. Si no, ¿pa qué te metiste a periodista, chaval?

Existen más elementos típicos en las noticias invernales, pero si conseguimos evitar los nombrados ya seremos bastante originales y rompedores.

Es posible que los jefes impongan los temas, pero ¿no se pueden tratar de otra forma? Sed creativos. Sois unos afortunados. Vuestra pieza informativa tiene un minuto y medio en un telediario que en ocasiones pueden estar viendo millones de personas.

The following two tabs change content below.
Arturo Encinas

Arturo Encinas

Soy comunicador audiovisual, máster en Cinematografía y en Humanidades. Llevo vinculado a Apóstrofe desde 2011. He dirigido cuentas de clientes de diferentes sectores y desarrollado labores de community management, organización de eventos y marketing on line. Además, soy el responsable del área de producción audiovisual. En mi tiempo libre -ese que no tengo- me dedico al análisis cinematográfico.