¿Oyes colores?, ¿ves sonidos? o ¿percibes sensaciones gustativas al tocar un objeto? Aunque te parezca imposible hay personas que al ver una fotografía, perciben un olor a chocolate;  el olor a carbón, lo perciben con un tacto rugoso; o el número 2 lo asocian al color rojo. Esta capacidad sensorial, tan sólo la disfrutan un 1% de la población y se denomina sinestesia.

La sinestesia consiste en la asimilación de varios sentidos conjugados al mismo tiempo en una misma percepción. Es decir, a la vez que huelen un pollo asado ven un color, cuando escuchan una canción sienten su textura o cuando tocan una superficie suave sienten un sabor dulce. No se trata sólo de una asociación de sensaciones, sino que las personas sinestésicas las sienten realmente. Pongamos un ejemplo: cuando pensamos en la palabra ‘farola’ se nos viene a la mente la última farola que hemos visto, su figura, su color… sin embargo, a una persona sinestésica, cuando piensa en la palabra ‘farola’ en su mente le aparece la palabra escrita con un determinado color. Un potenciador de la sinestesia suele ser la depresión.

Hay diferentes tipos de sinestesia, según Sean Day, profesor asociado de inglés en la Universidad Nacional de Taiwan y sinestésico. Aunque ha clasificado 19 de ellos, los tres principales son la asociación de:
synesthesia-1

  • Grafema a color: se trata de la asociación directa de cualquier signo, letra o número con un color específico. Es una de las formas más comunes de sinestesia.

 

939

 

  • Léxico a gusto: se trata de la asociación de la pronunciación de una palabra con una sensación involuntaria del gusto subjetivo en la boca. 
    Es una de las formas más inusuales de sinestesia.

 

 

0001537310 - copia

 

  • Música a color: se trata de la asociación del timbre, la frecuencia o cualquier característica de la música con un color determinado.

 

Para el profesor Sean Day las percepciones son parte del mundo exterior “un piano es una neblina azul y las guitarras eléctricas son líneas anaranjadas o rojizas flotando en el aire”.

Antes de realizar este post, no conocía nada acerca de la sinestesia pero tras informarme y documentarme al respecto, tengo una intuición muy clara, estoy convencida de que frases del estilo “Un comentario ácido y una noticia amarga” salieron de una persona sinestésica. Lo curioso es que el común de los mortales entendemos el significado de estas expresiones, aunque no las experimentemos sensorialmente.  El neurocientífico David Eagleman secunda la teoría de que todos nacemos siendo sinestésicos, sin embargo a medida que nos vamos desarrollando se produce una separación en el procesamiento de la información sensorial. Puede tener su lógica, pensadlo, cuando escuchamos un sonido agudo, ¿no lo asociamos (no de manera explícita, pero sí implícita) con colores brillantes, alegría, etc.? O al contrario cuando escuchamos sonidos graves lo asociamos a colores oscuros.

cerebro-coloresAlgunas investigaciones demuestran que cuando somos bebés de menos de cuatro meses nuestro cerebro es sinestésico, es decir, no está desarrollado y mezcla todos los sentidos. Por eso los bebes responden del mismo modo a estímulos diferentes como puede ser un sonido o una luz. Al ir creciendo el cerebro va especializando cada área según el estímulo que recibe, visual, auditivo, olfativo, táctil o gustativo. El cerebro de una persona sinestésica, en mayor o menor medida, no realiza una especialización total de estas áreas.

¿LA SINESTESIA POTENCIA LA MEMORIA?

La primera vez que escuché hablar acerca de esta capacidad oculta en algunas personas fue hace unos días a una amiga. A ella le ocurría todo lo que he descrito arriba, pero no le daba mayor importancia pues creía, como todos los sinestésicos, que esta capacidad era algo común en todos los seres humanos. Cuando me enteré de la existencia de este ‘universo paralelo’ lo primero que pensé fue “qué suerte, seguro que la memoria del 1% de la población es mayor que la del 99% restante”. Lo cierto es que, como todo en esta vida, la sinestesia tiene sus pros pero también sus contras.

Por un lado, puede favorecer la agilidad mental a la hora de recordar distintas cuestiones u objetos. La codificación de la información, a través de varios sentidos a la vez, les permite aprehender la información y recuperarla con mayor número de claves o pistas.

Por otro lado, también puede acarrear dificultades o problemas. Algunas personas tienen obstáculos al leer porque deben realizar el esfuerzo de obviar los colores que observan para centrar su atención en el contenido de las palabras y comprender el mensaje.

Hasta aquí llega el post acerca del mundo de los sentidos conjugados, aunque os diré que tan sólo hemos tocado la punta del iceberg. ¿Os imagináis que fuésemos capaces de sentir besos de colores o saborear el nombre de las personas?

The following two tabs change content below.
Patricia M. Mecerreyes

Patricia M. Mecerreyes

Periodista con ilusión por comunicar historias humanas de calado social y experiencias vitales que lleguen al corazón. Soy una profesional polivalente y creativa, organizo eventos, desarrollo labores de community managment, colaboro en programas de radio y dirijo cuentas de clientes de diversos sectores. Especializada en comunicación social e información vital para el hombre. Disfruto de la lectura, los viajes, las conversaciones que te hacen pensar y las personas que demuestran su fidelidad.