Es muy habitual que en una empresa no exista la figura del director de marketing. Ello no significa que las funciones de director de marketing no las termine desempeñando alguien. En muchas empresas suele haber un responsable comercial que se encarga de los asuntos de marketing. Entre las muchas labores de este comercial se encuentra la “gestión” de las redes sociales de la empresa.

Ya sea porque el gerente se lo ha dicho (“Te ha tocado chaval”) o porque el implicado lo elige, la creación y gestión de las redes sociales termina siendo una responsabilidad del comercial. Es normal que comience a desempeñar sus nuevas y secundarias funciones con entusiasmo. Abre los perfiles, publica a diario, gana seguidores, genera algo de engagement.

Ocurre que un día no puede actualizar los perfiles porque tiene un viaje. Otra semana está cerrando campaña y… tampoco tiene tiempo. Ya no actualiza los contenidos tanto como antes. Publica sin una estrategia ni rumbo fijo. De forma gradual, los perfiles en redes sociales de la empresa se tornan irrelevantes y son un mero tablón que se actualiza irregularmente.

Los perfiles sociales de la empresa son un elemento muy importante que no se debe tomar a la ligera. Unos perfiles poco actualizados, con interacciones escasas, sin imágenes, sin contenido compartido desde otros perfiles, etc., transmiten una mala imagen de la empresa. Puede parecer que la organización o empresa ya no funciona, o que ya no está interesada en vender, o que sus dirigentes no se han tomado en serio una labor esencial y, en su lugar, han abandonado a su suerte perfiles moribundos en el cementerio de Internet.

La empresa tiene tres opciones:

1ª – Institucionalizar la gestión de las redes sociales como una función más del comercial que se encarga de marketing. Es decir, que el comercial dispone de un tiempo al día que dedica a trabajar en los perfiles sociales de la empresa. Para que esto funcione, el comercial de marketing debe ser liberado de otras tareas que desempeñaba hasta ese momento.

2ª – Contratar a alguien que se dedique a gestionar las redes sociales. Puede ser una persona que también se dedique a comunicación, imagen y/o marketing como labor principal.

3ª – Subcontratar a una agencia de comunicación o profesional del sector. Las agencias de comunicación, como Apóstrofe Comunicación, contamos con equipos, personal y recursos para gestionar todo tipo de perfiles sociales de empresas. La mayoría de las veces será la opción más rentable para una empresa.

La primera opción es poco realista. La segunda alternativa tiene muchas ventajas (sobre todo en empresas muy grandes): ofrece la posibilidad de que la comunicación sea más fluida y de que el gestor de la comunidad se empape del espíritu de la empresa. La tercera opción, sobre todo en el caso de pymes, es la mejor. En primer lugar, es la alternativa más económica. En segundo lugar, en las agencias estamos al día de todo lo que ocurre en el mundo de la comunicación, tenemos una visión -privilegiada- de toda la jugada. Finalmente, las agencias de comunicación contamos con equipos interdisciplinares que enriquecen mucho cualquier trabajo: diseño, redacción de textos, expertos en vídeo, periodistas, etc.

Como agencia, nuestra experiencia gestionando redes sociales de empresas es excelente. Al comienzo del trabajo acordamos con el cliente la estrategia. Durante el proceso calibramos los parámetros estéticos para la creación de “imágenes para compartir”, ajustamos el “tono” de los textos y estudiamos los mejores momentos para compartir e interactuar. Nos ponemos la camiseta del cliente y estamos en constante diálogo con él. Procuramos gestionar las redes sociales de cada empresa como ellos mismos lo harían si tuvieran nuestros conocimientos y recursos.

The following two tabs change content below.
Arturo Encinas

Arturo Encinas

Soy comunicador audiovisual, máster en Cinematografía y en Humanidades. Llevo vinculado a Apóstrofe desde 2011. He dirigido cuentas de clientes de diferentes sectores y desarrollado labores de community management, organización de eventos y marketing on line. Además, soy el responsable del área de producción audiovisual. En mi tiempo libre -ese que no tengo- me dedico al análisis cinematográfico.