Estamos en la última semana de enero. El mes de los propósitos por excelencia: ‘este año dejo de fumar sí o sí’, ‘me voy a apuntar al gym y voy a perder 8 kilos el primer mes’, ‘las verduras van a ser mis mejores amigas durante los próximos meses’, ‘comienzo a ahorrar para el gran viaje de este verano, este año no me pilla el toro’, ‘una cervecita menos a la semana, y a ver si consigo eliminar esta incipiente tripita de cervecero’… tranquilos, no voy a hacer la incordiosa pregunta: ¿qué tal van los propósitos para este año?, pero te voy a hacer otra ¿te has planteado explotar y potenciar tu personal branding o marca personal? Si no lo has hecho todavía, ¡estás tardando!

Primera pregunta que te surge al plantearte este propósito: ¿cuál es mi marca personal? Además de con un pan bajo el brazo, todos nacemos con algo que nos define, no busques más: ¡esa es tu marca personal! A lo mejor no te gusta aquello que te define… piensa detenidamente en ello y dale la vuelta, conviértelo en tu particular mina de oro, hasta el cierzo de Zaragoza ha marcado tendencia estas Navidades. ¡Qué no podrás hacer tú, si te lo propones!

Ahora que tienes tu marca localizada, hay que trabajarla. Y aquí surge la segunda pregunta: ¿para qué quiero gestionar mi marca personal? Puedes trabajar en una multinacional, en una empresa de prestigio, renombre y amplia experiencia en cualquier sector, pero si no gestionas tu marca personal eres un número entre tantos dentro de la bola de la lotería. Y con los tiempos que corren, además, las empresas buscan personas con su propia marca personal, esa marca atrae adeptos, te hace influyente en un determinado sector, lo que aumenta tu valor profesional.

Tercera cuestión: ¿cómo potencio mi personal branding? La receta es muy sencilla, un poco de Análisis, una pizca de Planificación, buena dosis de Trabajo, y Frecuentar el networking, según el gusto. Con esto ya tienes el guiso horneado e impregnando de olor todo el comedor, ¡tan sólo queda catarlo!

El personal branding o marca personal es todo aquello que te define como persona y profesional: tus capacidades, aptitudes, habilidades, carisma, objetivos, destrezas, cualidades… principalmente aquello que te diferencia, que sólo se te puede atribuir a ti, ese olor personal, esa huella particular que sólo tú dejas en lo que haces y en quien te conoce.

 

  1. Analiza tu personalidad y cualidades diferenciadoras.

diferenciacion-exitoEste es el primer paso para todo en la vida, al menos para todo lo que quieres que salga bien. Pero si hablamos de tu marca personal, se convierte en una obligación innegociable. Tu diferencia es tu impronta. Internet permite que en cada casa haya un negocio, así que hazte a la idea del número de negocios que existen a tu alrededor. Eres una hormiguita que intenta desmarcarse del resto. Para conseguirlo tienes que potenciar y explotar lo que te diferencia. Analiza tu entorno.

Un ejemplo, más que evidente de alguien que ha potenciado su valor diferenciador son el matrimonio de diseñadores que ha creado la marca Mr. Wonderful. Han revolucionado no sólo la red con sus mensajes motivadores que parecen ser únicos para expresar y dar en el clavo con nuestro estado de ánimo en cada momento, sino que también han revolucionado el mundo de los detalles y los regalos. Su marca personal habla por sí sola, hacer de lo sencillo, habitual y común algo extraordinario, digno de regalar y de alegrar el día a cualquiera. Han puesto en práctica aquello de ‘no hace falta que sea un día especial, para decirle a alguien lo importante que es para ti’ y les ha funcionado.

 

  1. Planifica tu website, piensa tus objetivos.

985247-buzzlightyear4El siguiente paso, después de definir tu objeto diferenciador es hacerlo visible. De nada nos sirve tenerlo guardado en un cajón. Necesitamos una ventana que nos lance al mundo exterior, al mundo ‘interestelar’. Tienes que ser Buzz lightyear, confía y no cejes en el empeño hasta lograr tu objetivo. Puedes comenzar con un blog o directamente con una página web, ahora mismo hay herramientas como WordPress que aunque comenzaron siendo plantillas para blogs, están siendo utilizadas para crear páginas web y funcionan muy bien.

Lo importante de esta ventana es que haya alguien detrás y no algo. El personal branding es eso, la marca que identifica a una persona, no a un producto. Tu espacio web debe mostrar a alguien real, humano, que se ríe, comenta, se apena, se entusiasma o se enfada e intenta dar lo mejor de sí mismo. El blog se concibió como un cuaderno de bitácora, un diario personal en el que escribías lo que opinabas acerca de temas que te importaban, contabas lo que te había ocurrido en el día o dabas consejos respecto a cuestiones de interés general. Aunque ahora a esta función de ‘desahogo’ se le ha unido la de plataforma comercial para dar a conocer tus capacidades y venderte, el punto de partida es el mismo. Cuenta tu historia, cómo llegaste a crear tu espacio web, qué es lo que buscas, cuáles son tus intereses, el reto es que el usuario te conozca. Por ello, huelga decir que, los alter-ego están vetados.

 

  1. Trabaja tu propio trending topic con acciones de social media.

imagesYa tenemos la ventana creada para enseñar ese valor diferenciador que nos define, ahora necesitamos pasearnos y darnos a conocer. Trabaja tu marca personal en linkedin, facebook, twitter y google plus, al menos. Como sabes linkedin es la red social de profesionales, por excelencia, es la gran bolsa de trabajo en la red donde comenzará tu networking. Cuida mucho tu presencia en esta red, que tu imagen sea profesional a la vez que natural y desenfadada y por encima de todo, que muestre ese valor diferenciador.

Google plus, por otro lado, es una herramienta crucial para posicionar tu presencia en internet. Como sabes, pertenece a google, todo lo que compartas en esta red hará que tu website suba posiciones tan rápido como la luz, en los resultados de este buscador. Pero cuidado, no cometas la imprudencia de duplicar el mismo mensaje en esta red social y en facebook. Parece que google le tiene ciertos celos porque, a pesar de que ofrece ‘el oro y el moro’ a quien utiliza su herramienta, facebook atrae a un altísimo porcentaje, no sólo de usuarios, sino de interacciones.

No hace falta decir que el interés de tener un perfil en facebook reside en el gran número de usuarios que aglutina. Además, es la red social por excelencia y se le confiere ese carácter personal, natural y veraz con el que nació. Es una red que crea lazos entre sus usuarios y eso es lo que te interesa.

Twitter tiene un perfil más profesional que facebook, se ha convertido en una red de influencers. Si quieres posicionar tu marca personal en las redes sociales consigue un trending topic, hazte el mayor experto de aquello que te diferencia del resto y conviértete en un verdadero influencer.

 

  1. Frecuenta el networking

oooYa lo tienes todo, tu personal branding definido, tú website a punto y tú social media funcionando. Ahora toca hacer networking. Lo puedes hacer desde tu casa, colándote y visitando otras websites donde poder dejar tus comentarios, interactuar y dejar tu sello personal, o bien ejerciendo de public relations en eventos, charlas o conferencias donde darte a conocer. Es hora de abrir horizontes, de mostrar al mundo el genio que hay en ti y pasártelo de fábula mientras lo haces. Uno de los mejores secretos del éxito radica en creer en ti (marca personal) y disfrutar con lo que haces. Go! Go! Go!

 

P.D: El otro día leí algo que me pareció de lo más sugerente:

“Son palabras mayores las que crean,

menores las que comentan

mínimas las  que imitan

y nulas las que copian”.

 

The following two tabs change content below.
Patricia M. Mecerreyes

Patricia M. Mecerreyes

Periodista con ilusión por comunicar historias humanas de calado social y experiencias vitales que lleguen al corazón. Soy una profesional polivalente y creativa, organizo eventos, desarrollo labores de community managment, colaboro en programas de radio y dirijo cuentas de clientes de diversos sectores. Especializada en comunicación social e información vital para el hombre. Disfruto de la lectura, los viajes, las conversaciones que te hacen pensar y las personas que demuestran su fidelidad.