Cuando estamos grabando una entrevista en vídeo, a excepción de los canutazos de telediario o similares, es necesario guiar al entrevistado para que sepa cómo debe expresarse. Me refiero a entrevista de este estilo:

Captura de pantalla 2014-11-07 a la(s) 08.11.06

Es decir, un formato más propio de vídeos corporativos, documentales o testimoniales para reportajes.

La premisa es la siguiente. Muchas veces, lo que no llama la atención en una conversación da malos resultados cuando se trata de una entrevista grabada en vídeo. Y lo que resultaría ortopédico y extraño en un diálogo cara a cara o en una conferencia, da resultados muy armónicos en pantalla.

Estos consejos tienen la intención de ayudados, a ti y al entrevistado, a conseguir la declaración óptima.

1 – Muestra las intenciones de tu entrevista desde el principio. Y esto es incluso antes de que el entrevistado acepte ser grabado. Di para qué es la entrevista, qué quieres sacar de ella, cuáles van a ser tus preguntas, cuál debe ser el nivel de profundidad de sus respuestas o cuánto deben durar aproximadamente. Te ahorrarás muchos disgustos tanto en el set de rodaje como en la sala de montaje si dejas esto claro (y ambos lo respetáis).

2 – Dales directrices antes de empezar. Aquí nos referimos sobre todo a su lenguaje corporal. Diles que eviten: taconear, balancearse, girar sobre su propio eje, tocarse compulsivamente la nariz u otra parte del cuerpo, desviar demasiado la mirada hacia múltiples espacios, etc. Todas estas acciones, a nos ser que sean buscadas por motivos narrativos, sobran. No dan buena imagen ni del entrevistado ni de tu proyecto.

3 – No tengas miedo a repetir. Puede que la declaración en su contenido sea buena, pero que formalmente no sea válida. ¿A qué me refiero? No sólo a lo que hemos dicho en el punto 2, también a: exceso de muletillas y onomatopeyas (“O sea”, “¿No?”); vocales alargadas injustificadamente (“Creo queeeeeee lo mejor de esta exposición es suuuuuu…”); declaraciones muy largas y con subordinadas que pueden ser expresadas con más sencillez, idea a idea; o silencios prolongados injustificados.

El entrevistado -muchas veces- agradecerá esta guía porque le estás ayudando a que la imagen que proyecte sea la mejor posible. Si puedes hacerle llegar estas directrices antes de la entrevista, mucho mejor. No obstante, si sabes que se trata de una persona que se sugestiona mucho, que es nerviosa o que no acepta consejos, quizá debes plantearte dos preguntas. Primera: ¿cuál es el mejor momento para decirle cada cosa? Segunda: ¿merecerá la pena que entreviste a esta persona?

Se pueden decir muchas más cosas sobre el tema (iluminación, tiro de cámara, etc.) y seguro que también se pueden decir de otra manera. Pero no vamos a agotar la cuestión en cuatro párrafos.

Estos tres consejos, a mí, me han ayudado mucho. Espero que a ti también.

¡Mucho ánimo con tus entrevistas!

The following two tabs change content below.
Arturo Encinas

Arturo Encinas

Soy comunicador audiovisual, máster en Cinematografía y en Humanidades. Llevo vinculado a Apóstrofe desde 2011. He dirigido cuentas de clientes de diferentes sectores y desarrollado labores de community management, organización de eventos y marketing on line. Además, soy el responsable del área de producción audiovisual. En mi tiempo libre -ese que no tengo- me dedico al análisis cinematográfico.